/* JS para menú plegable móvil Divi */

Para la gran mayoría de la gente el verano es la mejor estación del año y las vacaciones son la mejor parte del verano. El buen tiempo y el calor ayudan mucho a minimizar los dolores articulares y a sentirnos físicamente mejor, aunque los cambios de rutina que experimentamos en verano y especialmente durante las vacaciones nos pueden pasar factura.

El verano, con sus días más largos y buenas temperaturas, nos permite aumentar la actividad física como el deporte y el ejercicio, esto consciente o inconscientemente nos gusta porque nos sentimos mejor física y mentalmente, también nos ayuda bajar el peso que puede haber aumentado especialmente en las épocas frías del año, nos ayuda a tonificar los músculos que por la misma razón han perdido un poco su tono y no se ven bien con ropa liviana de verano. Esto nos puede pasar factura porque muchas veces las articulaciones no están preparadas para este aumento de actividad, considerando que el calor nos alivia de los problemas articulares nos sentimos que estamos en buenas condiciones para ese aumento de actividad física y se pueden producir lesiones que pueden limitarnos el disfrutar de esta época del año y nos pueden dejar secuelas que se pueden alargar por semanas o meses.

Para llegar a esta época del año en buenas condiciones y poder aumentar nuestra actividad física sin riesgos de lesiones no deseadas, la quiropráctica es una de las mejores técnicas para lograr ese objetivo, una sesión quiropráctica antes de aumentar tus ejercicios, o antes de salir de vacaciones es muy recomendable para preparar las articulaciones a este mayor ritmo físico y  prevenir estas lesiones.

En el centro de rehabilitación corporal Pardiñas desarrollamos programas individualizados para preparar a las personas a ese aumento de actividad física minimizando las posibilidades de lesiones.

Call Now Button