/* JS para menú plegable móvil Divi */

La artrosis es un problema degenerativo. Esto quiere decir que con el paso de los años, el problema y los dolores van aumentando. Desafortunadamente, el cuerpo no puede por sí solo detener ni curar este problema.
Con la artrosis primero sentimos un dolor difuso, difícil de localizar en un punto concreto. Suele aparecer generalmente en los brazos o las piernas.
Con el paso de los años, estos dolores se van localizando en las articulaciones que duelen, se inflaman, pierden fuerza y movilidad.
Debido a este deterioro en las articulaciones durante largos años, el cuerpo termina reabsorbiendo el líquido de las articulaciones inflamadas, dejándolas secas, sin movimiento y deformadas. Esto es lo que se conoce como artrosis.
La causa más común de la artrosis, es una corriente nerviosa insuficiente. Las articulaciones reciben la corriente nerviosa gracias a los nervios que nacen entre las vértebras de la espalda.
Cuando una o más vértebras se salen de su posición natural provoca una disminución del flujo de corriente nerviosa hacia las articulaciones provocando el deterioro de estas, lo que llamamos artrosis.

Call Now Button